De libros, treguas y nombres…

•23 abril, 2013 • Dejar un comentario

En el Día Internacional del Libro un fragmento del libro más cercano a mi corazón: La Tregua de Mario Benedetti

Sábado 6 de julio

Desde el dormitorio, ella me llamó. Se había levantado, así, envuelta en la frazada, y estaba junto a la ventana mirando llover. Me acerqué, yo también miré cómo llovía, no dijimos nada por un rato. De pronto tuve conciencia de que ese momento, de que esa rebanada de cotidianidad, era el grado máximo de bienestar, era la Dicha. Nunca había sido tan plenamente feliz como en ese momento, pero tenía la hiriente sensación de que nunca más volvería a serlo, por lo menos en ese grado, con esa intensidad. La cumbre es así, claro que es así. Además estoy seguro de que la cumbre es sólo un segundo, un breve segundo, un destello instantáneo, y no hay derecho a prórrogas. Allá abajo un perro trotaba sin prisa y con bozal, resignado a lo irremediable. De pronto se detuvo y obedeciendo a una rara inspiración levantó una pata, después siguió su trote tan sereno. Realmente, parecía que se había detenido a cerciorarse de que seguía lloviendo. Nos miramos a un tiempo y soltamos la risa. Me figuré que el hechizo se había roto, que la famosa cumbre había pasado… Pero ella estaba conmigo, podía sentirla, palparla, besarla. Podía decir simplemente: “Avellaneda.” “Avellaneda” es, además, un mundo de palabras. Estoy aprendiendo a inyectarle cientos de significados y ella también aprende a conocerlos. Es un juego. De mañana digo: “Avellaneda”, y significa: “Buenos días”. (Hay un “Avellaneda” que es reproche, otro que es aviso, otro más que es disculpa.) Pero ella me malentiende a propósito para hacerme rabiar. Cuando pronuncio el “Avellaneda” que significa: “Hagamos el amor”, ella muy ufana contesta: “¿Te parece que me vaya ahora? jEs tan temprano!”. Oh, los viejos tiempos en que Avellaneda era sólo un apellido, el apellido de la nueva auxiliar (sólo hace cinco meses que anoté: “La chica no parece tener muchas ganas de trabajar, pero al menos entiende lo que uno le explica”), la etiqueta para identificar a aquella personita de frente ancha y boca grande que me miraba con enorme respeto. Ahí está ahora, frente a mí, envuelta en su frazada. No me acuerdo cómo era cuando me parecía insignificante, inhibida, nada más que simpática. Sólo me acuerdo de cómo es ahora: una deliciosa mujercita que me atrae, que me alegra absurdamente el corazón, que me conquista. Parpadeé conscientemente, para que nada estorbara después. Entonces mi mirada la envolvió, mucho mejor que la frazada; en realidad, no era independiente de mi voz, que ya había empezado a decir: “Avellaneda”. Y esta vez me entendió perfectamente.

El Séptimo Sello de Ingmar Bergman

•21 abril, 2013 • Dejar un comentario

El nombre de Ingmar Bergman es uno de los que más frecuentemente encontrará uno en la listas de lo mejor en la historia del cine mundial y quiza ninguna otra de sus películas haya dejado una huella tan profunda como El Séptimo Sello.

TheSeventhSeal

Ambientada en la Edad Media, en la época en que la peste negra arrasaba con Europa la película nos narra la historia de Antonius Block (interpretado por Max Von Sidow, el padre Merrin de El Exorcista) un caballero que regresa de las cruzadas tras 10 años solo para encontrar su país desolado por la enfermedad. En la playa,  al amanecer (“…nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar, que es el morir” habría escrito Jorge Manrique)  se encuentra con la muerte (brillantemente interpretada por Bengt Ekerot). El caballero reta a la muerte a una partida de ajedrez y acuerdan que mientras el caballero le resista la muerte no podrá tomar su vida.

Esa es la historia que Bergman utiliza para plantear profundas reflexiones sobre el hombre y su relación con el abismo de la muerte, con su búsqueda incesante de Dios,  la amistad, el amor y el arte. Para ello se basa en otros personajes como una familia de juglares (nombrados curiosamente Jose y María y que llevan con ellos a un niño recién nacido), un herrero traicionado por su mujer y el escudero de Antonius: Jonás.

Bellamente filmada, con un gran uso de la luz (en la confesión de Antonius por ejemplo), con un gran guión  que impulsado por las grandes ideas que lo motivan, nos lleva a cuestionarnos el propósito de nuestra existencia y nuestra misión.  No hay duda pues de que estamos ante una de las películas más profundas jamas realizadas y que expandirá nuestra idea sobre los alcances del cine como Arte.

El link a la película completa en Youtube:

“UNAS PALABRAS SOBRE PORNOGRAFÍA”, DE WISLAWA SZYMBORSKA

•24 marzo, 2013 • Dejar un comentario

 

 La verdad es que la Szymborska rapidamente se ha vuelto una de mis poetisas favoritas, en este texto que copio a continuación es maravilloso el juego que hace con las palabras:
 
No hay peor lujuria que pensar.
Es pura lascivia que se propaga cual hierbajo anemófilo
por los parterres reservados a las margaritas.

Nada hay sagrado para quienes piensan.
Con descaro llaman a las cosas por su nombre,
elaboran análisis disipados y síntesis concupiscentes,
se entregan a la salvaje y libertina persecución de la verdad desnuda,
al toqueteo libidinoso de temas delicados,
al roce de opiniones. Y se quedan tan anchos.

A la luz del día o al abrigo de la noche,
se juntan en parejas, triángulos y círculos.
No importan sexo ni edad de los integrantes.
Les brillan los ojos, les arden las mejillas.
El amigo pervierte al amigo.
Hijas depravadas corrompen a sus padres.
El hermano celestinea con su hermana menor.

Les apetecen otros frutos,
los del árbol prohibido de la ciencia,
y no las nalgas rosadas de las revistas en color,
ni la pornografía al uso, ingenua en el fondo.
Les divierten los libros sin estampas,
con un único interés: ciertas frases
subrayadas a uña o a lápiz rojo.

¡Qué espanto! ¡En qué posturas,
y con qué escabrosa simplicidad
se deja una mente fecundar por otra!
No constan ni en el mismísimo Kamasutra.

En esas citas sólo el te está caliente.
La gente se sienta, mueve los labios.
Cruza las piernas, pero cada cual las propias.
Así, un pie descansa en el suelo,
y el otro, libre, se columpia en el aire.
Sólo de vez en cuando alguien se levanta,
se acerca a una ventana
y por una rendija de la persiana
fisga la calle.

Wisława Szymborska

•19 marzo, 2013 • Dejar un comentario

Recién descubro a esta poetisa polaca fallecida en 2012 y ganadora del premio Nobel en 1996, lo poco que voy conociendo me tiene maravillado. Como muestra dejo aquí un poema que ya desde ahorita se gana un lugar en mi corazón… 

Amor a primera vista

Ambos están convencidos
de que los ha unido un sentimiento repentino.
Es hermosa esa seguridad,
pero la inseguridad es más hermosa.

Imaginan que como antes no se conocían
no había sucedido nada entre ellos.
Pero ¿qué decir de las calles, las escaleras, los pasillos
en los que hace tiempo podrían haberse cruzado?

Me gustaría preguntarles
si no recuerdan
-quizá un encuentro frente a frente
alguna vez en una puerta giratoria,
o algún “lo siento”
o el sonido de “se ha equivocado” en el teléfono-,
pero conozco su respuesta.
No recuerdan.

Se sorprenderían
de saber que ya hace mucho tiempo
que la casualidad juega con ellos,

una casualidad no del todo preparada
para convertirse en su destino,

que los acercaba y alejaba,
que se interponía en su camino
y que conteniendo la risa
se apartaba a un lado.

Hubo signos, señales,
pero qué hacer si no eran comprensibles.
¿No habrá revoloteado
una hoja de un hombro a otro
hace tres años
o incluso el último martes?

Hubo algo perdido y encontrado.
Quién sabe si alguna pelota
en los matorrales de la infancia.

Hubo picaportes y timbres
en los que un tacto
se sobrepuso a otro tacto.
Maletas, una junto a otra, en una consigna.
Quizá una cierta noche el mismo sueño
desaparecido inmediatamente después de despertar.
Todo principio
no es mas que una continuación,
y el libro de los acontecimientos
se encuentra siempre abierto a la mitad.

De “Fin y principio” 1993
Versión de Abel A. Murcia

 

The Perks of being a wallflower (o la Reality Bites de esta generación)

•20 febrero, 2013 • Dejar un comentario

perksbeingwallflower

El cine suele regalarle a los jóvenes películas que retratan de manera clara las inquietudes y los problemas propios de la edad: en los 80s tuvieron The Breakfast Club, mi generación tuvo Reality Bites y creo que The Perks of Being a Wallflower será la película con la que los futuros adultos descongelaran sus nostalgias (aunque curiosamente la película esté ambientada en los 90s).

Basada en la novela homónima de Stephen Chbosky (quien también dirige y hace el guión) la cinta nos cuenta la historia de Charlie (Logan Lerman) un adolescente que se enfrenta al mundo preparatoriano con la pesada carga del suicidio de su mejor amigo y una enfermedad mental que le causa alucinaciones. El desadaptado Charlie pronto es cobijado por Sam (Emma Watson abandonando la piel de Hermione Granger) y por Patrick (Ezra Miller, el mismo de We need to talk about Kevin robándose cada escena en la que aparece) los cuales lo introducen a un grupo de “misfits” en donde Sam comienza a sentirse finalmente aceptado y entendido.

La película tiene varios puntos fuertes, como un soundtrack  lleno de clásicos como Asleep, Come on Eilen y Don´t Dream is over, la forma en la que evita que sus personajes se vuelvan estereotipos predecibles, la tremenda química  entre su elenco pero sobre todo destaca  la manera efectiva como lidia con situaciones como el sentimiento de alienación que en muchas ocasiones suele inundar esa edad, la homosexualidad de Patrick o  la presión de elegir un camino al futuro.  Los roles adultos complementan bien la historia destacándose la actuación de Paul Rudd en el papel del maestro de Literatura de Charlie.

Al final tenemos una película que seguramente se volverá de culto y se sumará al club de los filmes antes mencionados ya que al igual que estas de alguna forma nos ayuda a recordar aquella época en la que todo era nuevo y  mágico, ese tiempo en el que la mejor manera de mostrar el amor era un cassete mezclado, en el que los amigos se vuelven la familia, ese periodo en el que como Charlie abríamos los brazos al futuro mientras Bowie nos cantaba eso de “We can be héroes… just for one day”.

Las Oscareables

•11 febrero, 2013 • Dejar un comentario

Dicen que los Oscar son como un accidente de tráfico, sabes que no deberías detenerte a mirar pero ahí va uno… Este año hay muy buenas nominadas y como sea no dejan de ser un termómetro de lo mejor del cine, al menos del que nos llega a este país tan lejos de Cannes y tan cerca de Hollywood.  Aquí van mis comentarios sobre las 9 nominadas a Mejor Película.

Life of Pi – Ang Lee(2012)

5/5 Para mi gusto, la mejor película americana del 2012, su profundidad espiritual y su belleza visual la hacen la más memorable de todas las nominadas… sin embargo sus posibilidades son escasas salvo en las categorías técnicas y si acaso Ang Lee pudiera dar la sorpresa en dirección y Miranda en cinematografía.

Beasts of the southern wild (2012).

4/5 Buenos momentos… me conflictua el retrato de las personas que viven el bayou de forma salvaje, sin embargo me gana con su pequeña protagonista que es maravillosa con su fuerza vital y su mirada que busca encontrar su lugar en el universo, las frases que pronuncia y  el poético encuentro con su madre.  El alcanzar la nominación ya es su triunfo y no tiene posibilidades reales de competir.

Amour – Michael Hanneke (Francia/Austria 2012)

5/5 Una película sobre el amor,  la vida y el final de ambos… mucho para analizar… mucho para pensar… ¿cómo seguir amando y cuidando a una persona cuando todo lo que amábamos de ella desaparece?… ¿qué es el objeto de nuestro amor? ¿La persona que se desvanece o el cuerpo inerte que regresa a su primera infancia? Emanuelle Riva pudiera ganar el premio a mejor actriz (inexplicable la ausencia de Jean Louis Trignitant en la terna a mejor actor)  y tiene asegurado el premio a Mejor Película Extranjera.

Silver Lining Playbook – David O Russell (2012)

4/5 Buena película sobre dos personas rotas y como su relación y un propósito en común los repara, me recordó a The Boxer por la forma en la que retrata el ambiente y no me equivoque, porque es del mismo director. Jenifer Lawrence y Robert de Niro lo mejor de la película y son sus dos posibilidades de Oscar además de mejor guión adaptado. Emociona y conmueve, pero eso si… no es para mí ni de cerca la mejor película del año considerando que parece una de las contendientes más fuertes.

Zero Dark Thirty – Kathryn Bigelow (2012)

4/5 Sobre la operación que llevo a encontrar y eliminar a Bin Laden… habría que creer en la versión americana de las cosas primero… pero bueno. Rescatables:  los momentos de tensión que logra, los últimos 40 minutos son un triunfo tota, la exposición de la tortura como medio americano para lograr sus objetivos y por último la gran actuación de Jesica Chanstain como Maya, la mujer que hace de la captura de Bin Laden su motivo de vida… me recuerda por momentos el personaje de Clarice Starling.

Lincoln – Steven Spielberg (2012)

4/5 Biopic sobre el Presidente Norteamericano que abolió la esclavitud. Retrato del político hábil, sin idealización, del tipo  que sabe que en ocasiones para lograr el bien, tienes que mancharte. Retrata a los congresistas como oradores bobalicones,  oportunistas, interesados y tracioneros…  Daniel Day Lewis desaparece bajo la piel de Abraham y sin duda ganará el Oscar, no  es el típico Spielberg, no hay demasiada emoción que es la marca del director… la siento fría y de alguna forma no conecto conmigo en la misma forma que Silver Lining y aún más Life of Pi.

Django Unchained – Quentin Tarantino (2012)

4.5/5 Tarantino va al Oeste… y de alguna manera, con su misma paleta de colores nos sigue emocionando,  sin duda es un genio visual, con una gran capacidad de imaginar y retratar cuadros que son en sí mismos, en su composición y diseño toda una obra de arte… Su maestría en crear momentos de tensión se vuelve a demostrar y les saca grandes actuaciones a sus protagonistas…  ¿Le alcanza para ganar el Oscar? No creo, si acaso para mejor guión original…  Aunque si, su carrera sigue avanzando, creando películas trascendentes que se quedan en la memoria colectiva y la Academia aun no lo reconoce, repitiendo una injusticia que ya cometió con Hitchcock y Kubrick ¿o alguien todavía, a estas alturas piensa que Forrest Gump es más importante en la historia del cine que Pulp Fiction?

Argo – Ben Affleck (2012)

4/5 Basada en un hecho histórico ocurrido durante la crisis de los rehenes de Iran en 1980. La CIA monta la fachada de una película de ciencia ficción buscando locaciones para encubrir una operación de rescate. Sólida, emocionante y con varias referencias que sirven como homenaje a Star Wars, la ambientación es sobresaliente y hace un uso atinado de material de tv para enriquecer el contexto. La gran favorita para mejor película aún con la omisión de Affleck en la categoría de mejor director.

Les Miserables – Tom Hooper (2012)

El director que entregó la ganadora del Oscar hace 2 años (El discurso del Rey) vuelve ahora dirigiendo una adaptación del musical que a su vez se basa en la novela de Victor Hugo. La música es excelente, la puesta en escena y el vestuario son destacables y creo que ambos protagonistas (Hugh Jackman y Rusell Crowe como Jean Valjean y Javert respectivamente) cumplen pero dos personajes secundarios se roban la película: Anne Hathaway (seguro ganará mejor actriz de reparto) quien hace una conmovedora Fantine e interpreta de manera desgarradora el clásico I dreamed a dream y el pequeño Daniel Huttlestone que interpreta a Gavroche.

Stanley Kubrick: A Life in Pictures

•2 febrero, 2013 • Dejar un comentario

Hablar de Stanley Kubrick es hablar de uno de los directores más influyentes en la historia del cine. Desde Lolita a Ojos bien cerrados pasando por las que a mi entender son sus tres obras principales (2001 Space Odisey , A Clockwork Orange y The shining) el director se ha vuelto una influencia constante en la cultura popular y sus películas aún siguen siendo dignas de análisis y admiración. Un Artista con mayúscula, capaz de explorar generos tan distintos como el horror, la ciencia ficcion y hasta la comedia pero siempre imprimiendo su marca personal.

El documental “Stanley Kubrick: A life in pictures” nos permite asomarnos a la vida y obra del director frecuentemente etiquetado como un tirano perfeccionista (Stephen King se nego a escribir el libreto de The Shining por su reputación). Cuenta con la participación de gente como Steven Spielberg (quien colaboró con Kubrick en I.A.), Woody Allen, Sidney Pollack y Jack Nicholson entre otros… Un gran complemento para entender al genio y su trascendencia, que seguramente dejará a más de uno con ganas de visitar de nuevo alguno de los mundos imaginados por uno de los Mejores Directores de Todos los Tiempos.

La liga al documental en youtube.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.